Fake News

Por GermánZapata Vergara
Administrador público
Especialista en Gerencia de proyectos
@GERMANZAPATAV1
gzdistribuciones@gmail.com 

Las ‘fake news’ no son algo nuevo, existen desde hace mucho, pese a que ahora se hagan más notorias con el uso de las redes sociales. Las noticias falsas (“fake news”) ya existían desde antes de la llegada del Internet. 

La propaganda negra es fuente falsa que se utiliza para difamar, avergonzar o tergiversar la naturaleza real del contrario o enemigo; entró a Colombia por Venezuela con el denominado “rey de la propaganda negra”, Juan José Rendón y fue estrategia en algunas campañas presidenciales. Este mecanismo dió paso a la desinformación en los debates de los candidatos, sobre todo a cargos uninominales, pasando a ser más importante qué se puede decir del otro, que mostrar sus propuestas.

El periodismo debe ser mucho más riguroso, la gente cree en las noticias falsas porque no cruza información ya que leen noticias mientras usan sus celulares, esto conlleva a que dediquen poco tiempo a la reflexión sobre si es real o no lo que están leyendo.

Las noticias falsas circulan con tanta facilidad, como impunidad, la información falsa desplaza la buena, lo lamentable es la complicidad ante la mentira para que cumpla el objetivo, que es sembrar confusión y desestabilizar al adversario, manipulando la opinión pública mediante el populismo como estrategia utilizada tanto, de derecha como izquierda y todos los sectores.

Algunos grupos políticos, tienen entre su personal, un equipo especializado como amplificador de mentiras. Las “fake news”, se emiten con la intención de engañar, inducir al error, manipular decisiones personales, desprestigiar a una persona para obtener ganancias económicas o beneficio político.

Las noticias falsas, al presentar hechos falsos como si fueran reales, son una amenaza a la credibilidad de los medios serios y los periodistas profesionales. Es muy peligroso para la verdad, que ésta práctica termine incidiendo en elecciones, mentir y ser descubierto era vergonzoso en política, ahora no solo se miente de manera cínica, sino que la demagogia y agnotología están en la lista de estrategias.

Cada usuario en las redes sociales tiene intereses y posturas políticas determinadas, la población ve las noticias a través de las redes sociales, muchas veces con contenidos subjetivos. Sin embargo, irresponsablemente vía WhatsApp, u otros medios; reenviamos información sin antes verificarla y peor aún, sin leer o saber la perversidad y el veneno que en muchos casos pueden contener.

En esta lucha los periodistas jóvenes juegan un papel fundamental por su facilidad con el mundo digital. Invito a sancionar moral y electoralmente a quien hace uso de los amplificadores de noticias falsas, la calumnia, la difamación, la demagogia y la agnotología. ¿Qué se puede esperar de quien manipula la información para llegar al poder y peor aún, jugando con la dignidad de los demás?

Debemos identificar toda información antes de reenviarla, confrontarla, para no ser cómplices de la desinformación, solo así podemos decidir sin miedos infundados, libre, con la independencia absoluta que permita ver nuestra sociedad transformada desde la administración pública, eligiendo bien, pero, sobre todo, bien informados.

Loading Facebook Comments ...