¿Cuándo cesarán las amenazas a los periodistas?


Por: Azael Carvajal
azcarma@yahoo.com
 
Ya no sabemos cómo pedir que cesen las amenazas contra los periodistas en toda Colombia. Y, sobre todo, porque no encontramos razones que tengan algún fundamento para que se multipliquen las amenazas, por el solo hecho de estar cumpliendo con el deber de informar la verdad de lo que está sucediendo en nuestro entorno, sea local, regional, nacional e internacional.

Le tocará al nuevo gobierno que empezó este martes siete de agosto, tomar con carácter urgente y con especial eficacia, todas las medidas que sean necesarias para detener, investigar y sancionar a quienes sean responsables de tan cobardes comportamientos. Porque no podemos seguir conociendo cada semana el aumento de periodistas amenazados sin que haya acciones de las autoridades encaminadas a superar tan grave situación.

Sobra recordar la tarea tan importante y tan necesaria, tanto en nuestra sociedad como en el mundo entero, que tienen los periodistas frente a la sociedad, para que como su legítimo vocero, nunca dejen de trabajar porque es de las pocas formas también de denunciar las permanentes violaciones a los derechos de la comunidad, tanto por algunas autoridades como por particulares. Impedir que esta tarea se cumpla es también desconocer que el Estado tiene el deber de contar todos los días, las muchas actividades que realiza, sobre todo, las que tienen impacto y efectos positivos en la solución de los miles de problemas que poco a poco tienen que irse resolviendo y ojalá en forma definitiva porque asuntos tan vitales como la salud, la vivienda, la educación, el trabajo, las condiciones económicas de vida y podríamos seguir citando, no dan espera.

Otros asuntos de interés público, como la administración de justicia, en relación con conductas delictivas que afectan el patrimonio de la sociedad como es la corrupción, que infortunadamente, se ha extendido a casi todas las dependencias del gobierno, justifican que los periodistas estén averiguando y contando cómo van los procesos y los resultados en la recuperación de grandes sumas de dinero de las que se han apoderado grupos de los llamados carteles que, por cierto, operan bien organizados y con métodos bien sofisticados y probados en la gran delincuencia de cuello blanco. Igualmente, otro asunto que preocupa permanentemente es la administración de justicia y dentro de ella, también la corrupción que impide una pronta y cumplida tarea tan esencial en nuestra sociedad.

Por todo lo anterior, no entendemos el porqué de las amenazas a los periodistas, cuya tarea, además debe reconocerse, respetarse, apoyarse y admirarse. Quedamos sin solución al interrogante que planteamos al inicio de esta corta reflexión: ¿cuándo cesarán las amenazas a los periodistas?

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario