A propósito; de los propósitos de año nuevo


Por GermánZapata Vergara
Administrador público
Especialista en Gerencia de proyectos
@GERMANZAPATAV1
gzdistribuciones@gmail.com

 

Un propósito es la intención o el ánimo por el que se realiza o se deja de realizar una acción. Se trata del objetivo que se pretende alcanzar. De forma habitual, se habla de “propósitos de Año Nuevo” para referirse a los compromisos a nivel personal que normalmente se hacen al comienzo del año para mejorar en algún aspecto.

El propósito es algo que se quiere conseguir, requiere de esfuerzo y dedicación, si hacemos propósitos responsables. Pero, ¿qué tipo de propósitos quiero yo para mi entorno?, ¿qué papel juego yo en la sociedad?, ¿por qué estoy?, ¿cuál es el rumbo?; haciendo referencia no solo en la vida personal sino también como ello afecta nuestro entorno.

Buscar respuesta a los anteriores interrogantes requiere de mucha responsabilidad, la decisión que se tome repercutirá en todos los aspectos de nuestra vida y de quienes nos rodean, por ejemplo; si entendemos que ser corrupto, asesinar, calumniar, mentir; comprar o vender el voto; es indebido, pero no estamos dispuestos a hacer ese cambio, seguro vamos a entender la primera respuesta que nos permite decidir cuál va a ser nuestro principal propósito y si estamos dispuestos o no a cumplirlo.

El grado de sensibilidad de cada uno de nosotros nos permite hacer propósitos de nuevo año que vayan más allá de lo personal y que afectan de alguna manera a nuestra sociedad, esto va definiendo poco a poco nuestra personalidad.

Seguramente lo que más debemos hacer muchos de nosotros; es al menos un “propósito de enmienda”, que indica la intención voluntaria de corregir un error o un defecto de la persona. ¿Qué tal si en nuestros propósitos queremos corregir los errores que cometemos a la hora de escoger quien nos gobierna y hacemos un verdadero propósito de compromiso y responsabilidad con nuestra sociedad y el futuro de nuestro municipio, región y país?

Propósitos para enmendar que debemos tener políticos y ciudadanos son muchos, entre ellos; el mercadeo de votos en las elecciones, corrupción, el descaro de la registraduría en el proceso electoral, la demagogia, agnotología y muchos más.

Reto a los ciudadanos que nuestro principal propósito en este 2019 sea elegir bien, y no esperar que los otros lo hagan, hacerlo con responsabilidad pensando que el cambio se logra haciendo las cosas diferentes y no haciendo lo mismo.

Este año tenemos la responsabilidad de marcar un nuevo mapa político en las regiones, es nuestro nuevo momento, nuestra otra oportunidad de hacer valer la enorme fuerza de poder que tenemos en las elecciones, pero es si tenemos como propósito hacerlo bien, si cada uno de nosotros escogemos de manera responsable nuestros representantes en las corporaciones y cargos uninominales a quienes tengan verdadera vocación de servir.

Este 2019, si nuestro propósito es elegir bien, de un solo golpe acabamos con la decepción pos electoral, debilitamos la corrupción, recuperamos la confianza institucional, fortalecemos el trabajo social y comunitario, damos pasos gigantescos a una verdadera paz y convivencia ciudadana.

Si nuestro propósito es elegir bien, entonces escogemos muy bien nuestros alcaldes, gobernadores, concejales, diputados, juntas administradoras locales y de paso estamos presentando en nuestro país un nuevo mapa político, con liderazgos alternativos llenos de vigor, compromiso, trabajo y verdadera vocación de servicio.

Está en nosotros, si es nuestro propósito: sacar a nuestras regiones de ese baile vicioso, de un lado a otro, que no nos permite avanzar, para darle un destino donde ese paso sí sea hacia adelante.

Loading Facebook Comments ...